sábado, 25 de octubre de 2008

RENACIMIENTO

El Doppelganger motif moviendo los hilos. Todo esto en una bellísima escena:




En La doble vida de Verónica de Kieślowski.

*

5 comentarios:

placidasonoridad dijo...

Anabelli. ¡Viveeeees!
Un besico bombon.

Al grano:
Sin duda Kristof Kieslowski es uno de los grandes del cine. La combinación que hace de música, fotografía y color convierte argumentos aparentemente simples en poesía pura.
Su compositor habitual, Zbigniew Preisner es maravilloso y da belleza a cualquier escena, pero fue Kieslowski, con su sensibilidad única, el que lo eligió para llenar los momentos de silencio de sus películas.
Desde luego este director consigue que uno ame el cine.

Dyhego dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Hola!!!
Veo que te ha entusiasmado como a mí La doble vida de Verónica... maravilloso Kiewslovsky no? Un saludo

Juan
www.librodearena.com/juanfondevila

Anónimo dijo...

Ana Belén!!!
Pero si tú ya eras una mariposa.

Anabel dijo...

Estoy completamente de acuerdo con vuestro buen gusto cinematográfico. Gracias por pasar por aquí. Torcuato, tú sí que sabes condensar la esencia del cine de Ki y muchos de los fotogramas unidos a la música alcanzan la perfección absoluta (al menos para mí).
Flandiers, la mariposa, c'est moi? Creo que esa se llamaba Lulú.
Un saludo a todos.