domingo, 16 de diciembre de 2007

CASIDA DE ALTA MADRUGADA

Cuando te acuerdes de mi cuerpo
y no puedas dormir
y te levantes medio desnuda
y camines a tientas por tus habitaciones
borracha de estupor y de rabia
en algún lugar de la Tierra
yo andaré insomne por algún pasillo
careciendo de ti toda la noche
oyéndote ulular muy lejos y escribiendo
estos versos degenerados.

Félix Grande

12 comentarios:

Flanders dijo...

No entiendo por qué ha de ser "degenerado" el recuerdo de la persona amada. La única explicación se me ocurre es que se haya convertido en licántropo (por lo de ulular) y en su metamorfosis se haya "degenerado" de la especie humana a la cánida.
Un saludito.

naranja dijo...

Es grande este Félix.

Anabel dijo...

De verdad Flanders que yo tampoco, a saber qué hay oculto tras esos versos (seguro que Félix lo sabe). En cualquier caso sería licántropa,puesto que la que ulula es ella (y además le da un toque más morboso a esta interpretación). Como bien sabrás comentarios léxico-semánticos... pero ufff, no son horas. Si algo se me ocurriere, algo te comentare, ¿vale? Un comentario muy chuli el tuyo. Gracias.

XY dijo...

Bellisima
Si te escribo un correo, contestarás?

Flanders dijo...

¡Es verdad, verdadita!
La que ulula es ella.
¿Quién es Félix Grande?
Creo que el adjetivo "degenerado" estropea el poema.
También creo que un poema, como cualquier otro texto, no debe ser críptico. ¡Si sólo lo entiende el escritor, pues para eso que no lo publique!
Flanders

naranja dijo...

Me parece Flanders que tu no entiendes demasiadas cosas...

Anabel dijo...

Intento responderte, Flanders, en mi medida posible, que tiene, como verás poca mesura. Empecemos por ver quién es Félix Grande. (Extraído de http://amediavoz.com/grande.htm, donde podrás encontrar más poemas suyos).
Poeta, escritor, ensayista y crítico español nacido en Mérida, Badajoz, en 1937.
Autor de múltiples facetas, es un genuino representante de la generación de poetas de la década del sesenta. Letrista, guitarrista y un estudioso apasionado del flamenco, al que dedicó su última obra «Paco de Lucía y Camarón de la Isla».
Ha obtenido, entre otros, los premios de poesía Adonais en 1963, Alcavarán en 1963, Guipúzcoa en 1965, Eugenio d'Ors en 1965, Gabriel Miró en 1966, Casa de las Américas en 1967, Nacional de Literatura en 1978, Barcarola en 1989 y Premio Nacional de Letras 2004.
De su obra deben destacarse las siguientes ediciones: «Taranto», «Las piedras», «Música amenazada», «Blanco Spirituals», «Las rubaiyátas de Horacio Martín» y «Biografía».
Personalmente sólo he leído “Las rubaiyátas”, “Decepción” (no incluida entre sus obras más destacadas” y poemas sueltos). Eso sí, verlo y escucharlo recitar en directo es arte en estado puro, si alguna vez puedes no te lo pierdas, su voz engrandece más aún que su propio apellido. Puesto que estamos con el tema “ululante” y la “mujer loba” , contextualicemos con otro de sus poemas (que viene a pelo tal vez debería decir ¿al pelo?). Corrígeme.

DAME UNGÜENTO DE CARNE, LOBA

La prisa despareja con que miro tu piel
la premura apretada con que altero tu cuerpo
y este desasosiego en que empapo mi lengua
para hablarle a tu carne y lamer a tu voz
son como ávidas gotas de estaño compasivo
que busca aminorar las grietas de la muerte

La planta de la edad nos chupa nuestros días
abriéndose como una flor negra, abominable
y en este esplendor de hoy se oculta la simiente
de una desposesión calcinada y perversa
como la del desierto. En el calcio del tacto
hay una lenta caries que nos invade desde
el fin aterrador del tiempo y de la vida

Presuroso y perdido unto en mí tu persona
y soy un bulto de hombre y de loco y de perro
que corre por tu cuerpo y a la vez por un túnel
despavoridamente lamiendo en las tinieblas

Más cosas. Dices que el adjetivo “degenerado” estropea el poema, no estoy de acuerdo, quizás lo justifica a quién va dirigido, quizás lo justifica el mismo remitente, quizás las circunstancias, y quizás “siempre que me preguntas, que cómo cuándo y dónde, tu siempre me respondes, quizás, quizás, quizás”. No todo lo sentido ha de ser comprendido (y creo que de esto ya hemos hablado en otra ocasión). El poema en sí dice mucho y como bien dije cada cual es libre de interpretar a su modus vivendi, pensandi, sintendi. Tú dices que si existe oscuridad mejor no publicar, y yo te pregunto ¿por qué? Tantas cosas enigmáticas hay en la vida como la vida misma… Y ahí estás tú para sacar tus propias conclusiones y eso, en parte ¿no es bonito? Es sólo mi opinión.

Anabel dijo...

Xy, te respondo con las 4 W de la teoría del periodismo (el how ya lo sé).

xy dijo...

Porque eres una maravilla

Flanders dijo...

No seoy ni tan leído ni tan sabido como tú, naranjito...

Isra dijo...

Ay! Dicen que ya está escrito sobre el tema de lo lírico lo oscuro. Solo poner que Eliot decía que no hay que explicar la poesía, que entonces pierde su esencia de interrogación y, por tanto, la provocación a que te llegue más hondo. Pensad en lo de la mano metida urgando en un abismo. No son palabras textuales, que conste. Me he metido aquí por casualidad, buscando para un comentario de texto del poema que tengo que entregar en unos días; me ofrezco a pasaros el comentario que haga si alguno tiene interés.

Anabel dijo...

¿Un comentario sobre qué poema? Ciertamente Eliot tiene razón, si ha de explicarse la poesía verso a verso, tedioso.