viernes, 18 de enero de 2008

UNA CITA DE "LA SIRENA Y EL PÉNDULO"

Tengo sentimientos que varían según las palabras que empleo. Me sucede estar desesperado en una lengua y apenas triste en otra. Cada lengua nos hace mentir sobre nosotros mismos, con excepción de una parte de los hechos; pero en la mentira hay una afirmación, y es una manera de ser en un momento determinado; muchas lenguas a la vez nos desconocen, nos fragmentan, nos dividen en nosotros mismos.
La cita pertenece a Héctor Bianciotti, quien escribe en castellano y en francés. Posiblemente Bianciotti haya escrito estas palabras en castellano, y luego en francés, traduciéndose a sí mismo. O tal vez Jolicoeur, autor de La sirena y el péndulo. Atracción y estética en la traducción literaria las haya traducido al francés, y ahora vuelven al castellano, seguramente diferentes. ¿Cuál de las versiones será la más fiel a eso que el autor siente?
Inseguridad, insatisfacción, infidelidad. Las angustias que inundan a quien intenta reescribir en una lengua lo que alguien ha escrito en otra. Dice Raúl Dorra en su artículo La fidelidad del traductor: “Cualquier mensaje no sólo dice sino también calla, tiene algo cuyo significado se nos escapa.”
La máquina del tiempo...

8 comentarios:

naranja dijo...

Estaba leyendote Anabel y recordaba aquella entrada que titulabas ¿traductor traidor?, en este caso quizá podríamos decir ¿traductor infiel?. Si el lenguaje configura el pensamiento, ¿es posible que unos lo configuren mejor que otros? y si una misma persona intenta escribir lo mismo en dos idiomas ¿es lo mismo lo que escribe?, quizá sea el principio de la locura, genial y creativa.
Un baiser, un baquio, un kuB.

pitágoras dijo...

He encontrado la referencia de este libro:
El rostro y el color de los sentimientos
Autores: Elena Romero Alfaro, Pilar González
Localización: Estudios de lengua y literatura francesas, ISSN 0214-9850, Nº 15, 2004 , pags. 111-128
Y el resúmen que se hace del mismo parece interesante:
"Este estudio aborda la representación cromática de los sentimientos y de las emociones en ficciones literarias francesas y españolas. Tras establecer cuáles son los colores que aparecen más frecuentemente relacionados con los sentimientos en ambas lenguas, se exponen los mecanismos más habituales para la traducción de estas denominaciones de color, y la implicación de la interpretación lectora del traductor. Un gran número de traducciones utilizan como procedimiento la equivalencia y la lexicalización, pero encontramos también algunos casos en los que se manifiesta claramente la intervención del traductor, que consiste básicamente en la sustitución de un término de color (por otro término de color, ya sea explícito o implícito, o por un término sin relación directa con el color) o en la omisión. El traductor utiliza estos recursos de forma inconsciente la mayoría de las veces, para adaptarse, en algunas ocasiones, a la lengua de destino y a sus clichés literarios y, en otras, para acercarse a su propia interpretación lectora."

Sin embargo no lo acabo de entender demasiado bien y no se si lo de los colores son metáforas o realidades.
¿podrías darme tu opinión Anabel? Y en cualquier caso un saludo multilingüe (esto tiene varias interpretaciones)

Anabel dijo...

Qué interesantes cuestiones, Naranja. Y yo te pregunto ¿el lenguaje configura el pensamiento? ¿O es el pensamiento el que configura el lenguaje? Después de tantísimas especulaciones e investigaciones supongo que esto sería tan difícil de contestar con exactitud como aquella antiquísima pregunta de qué fue primero, si el huevo o la gallina. Dice Malmberg en su obra “La lengua y el hombre” (libro que te recomiendo si realmente te interesan los orígenes del lenguaje y sus problemas lingüísticos): “Conoce tu lengua y te conocerás a ti mismo; pero habría que añadir, además, que si aprendiésemos más lenguas que la materna adquiriríamos la perspectiva necesaria para ver con mayor claridad no sólo su idiosincrasia, sino la de nuestra propia cultura”. Y añado unas palabras de Tégner en Epilog vid magister-promotionen i Lund “Lo que no puedas decir con claridad es que no lo sabes. Con el pensamiento nace la palabra en los labios del hombre: lo dicho oscuramente es lo pensado oscuramente”. No sé si el traductor es traidor o infiel, creo que ambos adjetivos derivan en las mismas consecuencias. Creo que toda traición justificada tiene su razón y si la justificación es razonable y “parametrable”, bien está. No sé si respondo a tus preguntas, en cualquier caso sólo decirte que no, es imposible escribir lo mismo en dos idiomas, en unas ocasiones se gana y en otras, desgraciadamente se pierde, o como dice Raúl Dorra, se calla o simplemente desaparece. Otro beso para ti y gracias.

Anabel dijo...

Supongo, Pitágoras, que lo de los colores son metáforas porque ¿los sentimientos son de colores? Los ingleses dicen “I feel blue” cuando se sienten tristes, pero cuando vemos a un inglés triste no lo vemos con pinta de pitufo (y perdona la ironía). Por supuesto que son metáforas, preciosas metáforas porque es bonita la imagen y relación color-sentimiento (como existen tantas otras). Esto es sólo una de las facetas mágicas de las lenguas y las palabras, que son inabarcables, inagotables y nos hacen sentir y latir… Y ya que te siento instruido en la materia ¿por qué no me cuentas sobre las palabras y su relación con los sentimientos o los sentimientos y su relación con la palabra? Otro saludo multilingüe para ti con matices de colores

Anónimo dijo...

Si no te importa a las preguntas que le haces a tu comentarista yo te las respondo en dos palabras. Palabras y sentimientos? eso es poesía y aunque te suene esto, "poesía tu".

Anabel dijo...

Y con acento en la U. Gracias comentarista anónimo (intentaré comentar en verso para darte la razón, de momento sólo vana prosa).

Flanders dijo...

Esto está tomando unos vuelos intelectuales para los que no tengo alas.
Flanders.

Anabel dijo...

Jope Flanders, no me digas eso. Yo sé que es pura modestia, y de intelectualidad nada, banalidad.